viernes, 9 de agosto de 2013

Haciendo Cumbres

Ascendiendo... 

El pana Mateo pidió un brake, un poco antes de comenzar el descenso

"Haciendo cumbre"

En mi bicicleta de "Juguete"

Terminanos en los próceres dando vueltas y luego de regreso a Caricuao

Hace un tiempo atrás cuando era al traumado y orgulloso dueño de una bicicleta de ruta, hice lo que me atrevo a decir el ascenso mas desastroso en mi carrera de ciclista (aunque en verdad me regaló bastante satisfacciones). Tarde cerca de dos (2) horas en 10km de recorrido, siendo optimista, con la ayuda de una pera, haciendo muchas paradas y rogando que pudiese llegar por mi propia cuenta. Pasé de ver que tan rápido podía llegar a ver si podía llegar. Pausadamente, esperando a un compañero ciclista y encontrandome a algunos que me habían dejado atrás logré subir, pedaleando, con muchas pausas pero pedaleando. 

Es una cosa curiosa esa, de estár en medio de una gran subida y que el cuerpo se empiece a rehusar a lo que le estás exigiendo y que en cierta forma, está listo para hacer. Pedaleas y pedaleas, las piernas "aprietan" y tu también, te concentras, llevas tu mente a otra parte y dejas que el trabajo se "haga solo". Se hace solo precisamente por que estás, podemos decir, preparado para ello. No es un trabajo fácil, no puedo decir que tengo un régimen de alimentación y de entrenamiento, trato de hacer lo que yo considero, básico. 

Con 7.5km menos de distancia, me pasó lo mismo un par de veces hace unas semanas atrás,. Dejando la afición por las bicis de rutas, me enfrente a mi primera "pared" (*) con la plegable, en este caso, andaba con la D8. Era de noche y parte del cuento lo saben de este post que escribí días atrás. Es una subida intimidante, los primeros metros son sumamente inclinados, pasas de un estado relajado a un modo extremo de concentración. Uno no está precisamente consciente de lo que es capaz de hacer hasta que tienes la oportunidad de demostrarlo, tuve que hacer una pausa, pero creo que hubiese sido capaz de hacer el recorrido completo sin detenerme, la meta, el mirador de Valle Arriba, subiendo por las Mercedes. La segunda vez fue dos (2) días mas tarde, había tenido una semana movida en la bici y me sentía un poco cansado. Comencé el ascenso (a toda velocidad), que consta de una subida suave para entrar en calor y luego se viene la verdadera escalada. Como es costumbre, andaba con otro compañero ciclista, que rara vez rehusa salir a pedalear, ese día, decidí ir a un ritmo mas suave mientras subíamos, para no arriesgar, pero justamente, cuando la subida aprieta, decidí ir un poco mas a mi estilo, donde me sintiera mas cómodo. Sin darme cuenta había superado la parte más difícil, había pasado a mi compañero y comenzaba a verlo lejos, destino, Cumbres de Curumo, por la Av. Principal, desde Los Campitos. A mi ritmo, logré sacarle ventaja a mi compañero que me alcanzó varios minutos después, sin ninguna intención de competir ni nada por el estilo, había llegado a la parte mas alta del recorrido sin ensuciarme las manos, por decirlo de una manera. Nuevamente, la mente, haciendo su trabajo.  

El cuerpo ayuda, demuestra que has hecho de él cuando se lo exiges. La mente, puede ser tu peor enemigo, ves la subida, te condicionas y te puedes quedar en el sitio. Sin subir, de mal humor y frustrado. 

Aún no tengo claro cuales son los factores claves, he logrado hacer un par de ascensos fuertes, pero de recorrido corto sin morir en el intento y trascendiendo la idea de que para cualquier tipo de actividad ciclistica en la ciudad debes tener una bicicleta del tipo montañera. Compañeros ciclistas, es momento de pensar diferente, el ciclismo, mas allá de los accesorios y los componentes.

Aún me falta un ascenso por superar, llegar al mirador de los campitos subiendo por colinas de Bello Monte, creo que este ascenso se asemeja mucho al de Valle Arriba, luego, debo prepararme para subir nuevamente al Junquito, esta vez con alguna de mis guerreras plegables y ver las caras atónitas, incrédulas y muchas escepticas que menosprecian mi visión del ciclismo con un pensamiento tal vez un poco anticuado y sin miedo a equivocarme, sin fundamento. 

Nota: Los comentarios del final del post, está directamente dirigido a aquellos que en su ignorancia, han desacreditado el uso de la bicicleta plegable. 
(*) Entiéndase como pared, a una subida que por lo inclinada, luzca casi vertical.