viernes, 7 de febrero de 2014

El ENCU, unos meses después

Foto: Oscar Rodriguez
El proceso creativo de escritura casi siempre, ocurre, como en esta frase, cuando la mente está ocupada en otra cosa, por ejemplo, hace unos minutos mientras hacia el desayuno, si, suelo despertar bastante temprano, incluso aquellos días en los que por suertes de la vida no me toca ir a la oficina. Digo suertes por que actualmente no estoy utilizando la bicicleta como medio de transporte cotidiando, aunque, no quiero hablar de eso en este momento. 

Cuando si lo hacía y a pesar de una "pausa" tras lo ocurrido en el Metro de Caracas, unas semanas atrás, este día era primordíal, era la invitada de honor y el mejor material de apoyo para la presentación de este servidor en el famoso, si muy famoso "Encuentro Nacional de Ciclismo Urbano"

Llegó a mi correo electrónico una invitación, que para ser honestos, no estaba seguro que atendería, tal invitación, era, abierta a aquellos colectivos e individuales que estuviesen interesados en participar en tal evento. Si bien, mi carrera como ciclsita urbano /entusiasta de la bici /mecanico de bicicletas a destajos era bastante corta, no estaba seguro si una ponencia era lo mio. Si bien, ese miedo escenico de hablar en público ha mejorado bastante, esto parecia de otra magnitud. Imaginé estando en una sala como la magestuosa Aula Magna o algúna sala tipo auditoria ante al menos unas trescientas personas, publico variopinto y yo sin un ataque de "gagueo". Reflexionando, como que eso no es para mi. Detalle tal documento, en el que explican las pautas y las diferentes tipos de participaciones, llamo mi atención pero se fue directo al archivo de correo no leídos. Por si acaso. 

Lo que si recuerdo de tal invitación fue la fecha límite para entregar una supuesta ponencia. Material tenía pero ¿De que podría exponer que fuese realmente interesante? Cierto día escribí este post, y cercano a la fecha tope para entregar tal material pensé: Si voy a tomar la invitación, tiene que ser para hablar de intermodalidad. 

Un cierto día, si, la misma semana de entrega, comencé con un borrador, desde cero, con el tema en la cabeza. Surgió algo, se lo pasé a una colega ciclista la cual terminó dando gran apoyo para la exposición y haciendo los trípticos. A final de esa semana, el borrador estaba en modo: enviar por correo. La sentencia estaba hecha, solo faltaba esperar la fecha.

Ya tenía fecha, día programado, excusa para el trabajo y listo, revise la bicicleta temprano, me dispuse para salir, monté la bicicleta en el metro con cierto temor a salir con "las tablas en la cabeza" como aquel evento nefasto, pero mi negativismo me decepcionó una vez mas. Nuevamente, estaba mi bici en el piso de algún vagon del no tan atestado del Metro de Caracas. Me hice esperar, no llegué si no hasta un par de horas antes de mi exposición, perdiendome algunas ponencias que me llamaban mucho la atención (me disculpo ante mis colegas ponentes), pero a tiempo para no llegar tarde a la mía. 

No hay nada mejor que hablar de lo que te gusta, estaba preparado para hablar sobre la "Intermodalidad, y el uso de la bicicleta plegable". Ciclismo urbano, bicicletas plegables, transporte público, cicloturismo en bicicletas plegables y el famoso tema de los desarrollos en la bici plegable. Si tengo mas de un año hablando y escribiendo sobre este tema ¿Como pensé que iba a ser complicado exponerlo ante un público muy interesado? No importa que tanto prepares el material de apoyo y sobre todo las notas, siempre habrá algo que retará tu memoria y capacidad para improvisar. Las notas que tenía preparadas no las pude ver por un tema con el software y me tocó improvisar. Pero al final todo salió como debía salir.
Foto: Oscar Rodriguez

Foto: Oscar Rodriguez

Debo agradecer, un poco tarde, a aquellos que tuvieron el interés de escuchar mi ponencia, aquellos que el día de la presentación del evento se acercaron a conversar sobre la bicicleta plegable y a aquellos compañeros blogueros que publican material interesante que me sirvió de apoyo para presentar la ponencia. Espero que sigan existiendo iniciativas y voluntades para este tipo de eventos que, a pesar de que la ciudad, sus ciudadanos y los detractores de la bicicleta se opongan rotundamente, representan la voz de aquellos que quieren salir del tradicionalismo opresor y destructivo del vehículo motor.