sábado, 8 de febrero de 2014

"Movimiento"




Siempre recuerdo la primera vez que salí a pedalear, con el afán de implementar en mi vida la bicicleta como medio de transporte, no habían pasado ni cinco minutos y ya estaba pidiendo clemencia, mi condición física estaba muy deplorable. Aunque, la mayor satisfacción que me da la bici es poder, precisamente transportarme, de un punto a otro, siempre, hay algo que aprender. 

El día de hoy no estaba seguro si iba a salir a pedalear, pero de todas todas, salí, así que decidí contactar a un compañero y precisamente estaba en el mismo plan, por lo general, cuando salgo con el, es mas lo que hablamos que lo que pedaleamos, hoy le comente establecernos una pequeña meta, que conllevaria aproximadamente recorrer unos veinte (20) kilometros, dentro de la parroquia caricuao, hablamos y pedaleamos. Cuando salimos me sentía bastante pesado, primero, no puedo exigirme tanto por que estoy saliendo de una "gripecita" y el doctor me recomendó ir con suavidad, así lo que voy a intentar, segundo, tengo tiempo sin agarrar la bici así que vamos con calma. 

El recorrido, por muy sencillo, siempre te demanda, el cuerpo castiga cuando lo dejas de ejercitar, pero, también recuerda lo que sabe hacer, la primera vuelta el recorrido me pego bastante, me costó e iba un tanto lento, pero no por evitar esfuerzo si no por sentirme pesado. La segunda fue otra historia y aunque hubiese querido hacer una tercera, preferí no inventar mucho y traerme la sensación de que me fue muy bien. Le decía a mi compañero del día de hoy, que andar en la bicicleta, es un ejercicio de concentración. Cada pedaleada te impulsa un poquito mas, no importa que tanta fuerza tengas, el factor clave es la concentración. 


Me hizo regresar a mi primera salida con la plegable blanca (la D8) y lo mal que la pasé. Comparo ese entonces con la actualidad y me enorgullece ver el progreso. De faltarme el oxígeno para un falso plano a vamos a ver que tan rápido puede ir la P9 con la 9na velocidad. De la reflexión al asombro, cuando iba en la recta (falso plano positivo) camino a la salida de Caricuao, lo rápido que va la bici y recordar lo buena inversión que fué. La mente se va a otro lado, concentrada en cada cadencia, en seguir adelante, todo menos "pensar". 

No sabía que iba a hacer hoy, tenía ganas de hacer algo, de despejar la mente un rato y eso, eso lo que la bicicleta te regala. Entre otras cosas. Sabiamente dijo Einstein que para tener balance, debes seguir en movimiento, no puede haber mas genialidad en esta frase, que, para entenderla perfectamente, debes montarte en una bicicleta.